Visitas

viernes, 22 de julio de 2005

LAS TRIBULACIONES DE UN CATALAN EN CADIZ cap.15…

…Lo que son las tecnologías; estamos en un pueblo de la comarca de la Vera, en la provincia de Cáceres, y en casa de mis padres no hay ni teléfono (para que si tienen un móvil cada uno). Al no haber teléfono, tampoco hay posibilidad de Internet peeeeeeeeeeero, entre que uno es culo inquieto y tiene un teléfono con tecnología GPRS, pues nos conectamos igualmente (eso si, a un precio que te crujen la factura del móvil).

La cuestión es que nuestra presencia en estos lares está motivada por una de esas bodas de compromiso; una prima por parte de la familia de mi madre, con lo que hemos aprovechado la ocasión para estar con mis padres una semanita previa al evento.

Particularmente, me hace gracia los comentarios e historias que llevo oidas en apenas unos días…Ni Falcon Crest, Dallas, Dinastía y demás telenovelas juntas llegan a las vicisitudes de lo que es la vida en el pueblo. Reuniones y cenas de hermanos que excluyen a alguno por la cara, comentarios de otros a sus espaldas, situaciones hipócritas de unos a otros, y, exceptuando a mi prima (la que se casa) y un hermano suyo, el resto de los nosecuantos hermanos ni se han dignado dar señales de vida (estamos hablando de 6 días completos).

El calor, los incendios, reparar el ordenador de mi padre, mi padre en si, y unos cuantos hechos más, nos provocan unas salidas de tono y unas discusiones por cualquier chorrada dignas de figurar en el libro Guinnes de los récords. Creo que la pobre Almenara no me había visto en esta situación tan extrema nunca jamás en su vida y está descubriendo una faceta de mí que hacía muchísimos años que yo creía tener enterrada para siempre jamás. Ella sufre mis piques sin tener culpa del tema (discutir con mi padre sobre como llevar el pc es como querer convencer a una rana de que no puede volar), hasta que ya he llegado a la conclusión de decirle que yo se lo dejo como el quiera, pero que me desentiendo del ordenador, y parece que así, la cosa ha mejorado (joder, para 7 días que vengo, me llevo 5 con el puñetero ordenador y no sirve de nada).

Ferran es el que quizás, más nota el acuciante calor que tenemos (menos mal del AC) porque está muchísimo más molesto e inquieto que nunca; hay momentos en que realmente, no sabemos hacer otra cosa que dejarle llorar y llorar intentando cambiar de postura hasta encontrar la manera de tranquilizarlo (pobrecito).

La cuestión es que el domingo, regresamos a Cádiz de nuevo, pero con esperanzas de posibles cambios en nuestras vidas…Ya contaré más adelante porque, estas cosas siempre acaban rompiéndose cuando quieres hacer el cuento de la lechera…

Lo vamos a dejar aquí porque acaban de llegar 2 de mis hermanos y hay que cotillear las novedades de los 5 últimos meses que hace que no los veo…seguiremos informando.

1 comentario:

Jean Bedel dijo...

Joper Seneca, vaya vacacioncitas no?. Bueno, es un clásico el concepto "boda de familiar, disputa total". Hay que tener mucha mano izquierda para torear. Pero los pueblos son así. Saludos :-)